Balance de la temporada 17/18

02.06.2018

Fin de la temporada 17/18, una temporada que por desgracia no pasará a la historia de la memoria ribereña por ese ascenso tan deseado por la parroquia, pero sí que deja muchos aspectos a tener en cuenta para no repetirse el próximo curso y poder así conseguir el, ahora sí, objetivo real. Llegan las épocas de los balances y aquí os voy a dejar el mio de lo que ha sido esta campaña.

Tras una pretemporada con un balance de cuatro derrotas y dos victorias arrancaba la liga este nuevo Hospi en campo de uno de los gallitos de la categoría como es el Vilafranca, a domicilio, campo donde unas semanas antes, el equipo había caído derrotado en la primera eliminatoria de Copa Cataluña por (1-0). El partido fue muy serio por parte de los de Xavi Molist, que se marcharon al descanso con ventaja 1-2 y en un final de partido muy accidentado, expulsión de Agi, Aliaga detuvo un penalti en los minutos finales. Para, a continuación, ver como en el último suspiro del partido encajaban el empate. Buen punto para empezar la temporada en un campo complicado

Las dos siguientes jornadas, eran ante dos rivales llamados a ocupar la parte baja de la tabla y el equipo los sacó adelante con autoridad. (3-0) al Vilassar. Y un contundente (0-5) al Cerdanyola, partido en el que se demostraba una gran efectividad de cara a puerta. A continuación llegaba el primer plato fuerte en casa, Nos visitaba un Terrassa llamado a estar arriba y con un buen arranque de campeonato. El partido se ganó por (2-0) con dos goles en jugadas de estrategia, dónde los visitantes desplegaron un gran juego pero sin premio de cara a puerta, encontrándose con un Sergi Puig muy inspirado que evitó más de un susto.

Tras ese buen arranque liguero, tocaba visitar la Bóbila de Gavà, un campo que tradicionalmente no se le da bien al Hospi. Partido entre semana, rival que llegaba en un ambiente enrarecido, con impagos y en plena crisis deportiva pese haber ganado al Prat en el Sagnier la jornada anterior. Siguió la tradición y llegó la primera derrota del curso, donde menos se esperaba y tras un flojo partido. Las tímidas dudas iniciales, se acrecentaban tras ese resultado.

Venía un tramo de calendario complicado a continuación, un barómetro para ver como reaccionaba el equipo ante rivales de entidad. Y lo hizo bien, en cuanto a resultados, victorias frente al Europa (2-0), justo antes de visitar a los vecinos del Prat, donde se vivió el primer momento de "locura" de la temporada cuando Velillas marcaba el 0-1 en el último minuto del encuentro.

Cuando parecía que se volvia a tomar impulso, llegaba otro frenazo inesperado, esta vez en casa ante el Castelldefels (1-1) en un partido con pocas ocasiones, donde el orden táctico de los visitantes, anuló a los locales. Volvía el run run a la grada, la afición quería ver a un Hospi más dominador del juego y con más llegadas. Por si fuese poco, a la semana siguiente se caía en casa ante el Reus B (0-2) y el equipo por primera vez quedaba fuera de las posiciones de play-off aunque empatado con el cuarto clasificado que en ese momento era el Prat.

Tocaba levantarse y el equipo lo hizo de la mejor manera, encadenando una buena racha de resultados, victoria contundente en Vilatenim ante el Figueres (0-3), (1-0) ante el Santboià, (1-3) ante el Santfeliuenc y (3-1) con remontada incluida ante la Pobla de Mafumet. Aunque el juego seguía sin convencer, esas cuatro victorias consecutivas llenaban algo de optimismo a la afición justo antes de visitar al intratable líder hasta el momento, el Español B.

Un líder que no había perdido en toda la competición, pero los nuestros llegaban pletóricos de moral. El partido acabo con derrota por (2-1) en un partido donde el equipo dio la cara, llegó a empatar el partido a uno con golazo de Ñoño de falta directa, pero el filial acabó llevándose el gato al agua. Esta derrota traería consigo la peor racha del año, ¡cinco partidos consecutivos sin conseguir el triunfo! Empate en casa ante el Ascó (1-1), derrota muy dolorosa en Granollers (2-1) con el peaje en forma de lesión de Agi y Óscar García. Derrota en casa ante el Sant Andreu (1-2) en el último minuto de penalti y empate ante el Horta en el Feliu i Codina. La racha se rompió en el último partido de la primera vuelta con la visita del Palamós al que se le derrotó comodamente (5-1). El equipo acababa la primera vuelta cuarto en la tabla a un punto del Sant Andreu y a dos del Ascó, el primer puesto estaba ya a diecisiete puntos.

Tras el parón navideño, comenzaba la segunda vuelta, se abría el mercado de invierno en el que llegarían Draman, Alonzo y Gustavo Reynoso. Antes habían llegado también Christian Alfonso que llevaba semanas entrenando con el primer equipo y Rodri. Mientras que se habían marchado Troiteiro, Edipo, Kilian y Rubén.

La segunda vuelta comenzaba como la primera, nuevo empate (0-0) ante el Vilafranca que se llevó el premio que vino a buscar ante un Hospi que lo intentó de todas las maneras pero sin acierto. Este empate sacaba por segunda y última vez al equipo de puestos de play-off. Puestos que recuperaría una semana más tarde tras vencer al Vilassar (1-3) tras empezar perdiendo y con "hat trick" de Manzi que empezaba una racha de goles que lo llevarían a liderar el pichichi en pocas jornadas. Victorias 82-0) ante el Cerdanyola, (0-1) en Terrassa, (1-0) ante el Gavà que pudo ser peor si Aliaga no hubiese detenido un penalti a los visitantes, acrecentando su fama de para penaltis. Y (1-2) ante el Europa dónde Manzi nos dejó una obra de arte con un golazo desde prácticamente la zona de banquillos.

La racha la cortaría, curiosamente el Prat que ganaba (0-1) en el Estadi, de la misma manera que los ribereños en la ida, gol en el último suspiro del encuentro. Aparte del resultado negativo, durante ese encuentro se lesionaba el pichichi Manzi, lesión que le dejaría fuera de los terrenos de juego durante varias jornadas.

Tras este pinchazo tocaba visitar al Castelldefels (1-1) que al igual que en la primera vuelta lograba imponer su orden táctico igualando un gol de Canario, que acabaría el encuentro lesionado, una lesión que le tendría apartado de los terrenos de juego hasta la última jornada. Tras estos dos pinchazos, el equipo se resarcía con una buena victoria (0-2) ante el Reus B, pero a la semana siguiente llegaba otra nueva derrota en casa, esta vez ante el Figueres (0-1). Derrota que se juntaba una semana después con otra ante el Santboià (1-0) que acabó de colmar la paciencia de la afición que se desplazó mostrando gritos de desaprobación al finalizar el encuentro.

Pese a todo el equipo seguía segundo en la tabla, un punto por delante del Sant Andreu. Tocaba recibir al Santfeliuenc en las vísperas de Semana Santa para evitar pasar cualquier tipo de penitencia. Victoria por la mínima (1-0) con golazo de Velillas de chilena que calmaban algo los ánimos antes de visitar a la Pobla de Mafumet que llegaba al encuentro en buena dinámica y buscando acercarse a los puesto de play-off. El Sant Andreu había empatado por lo que era una buena ocasión de aumentar distancias, pero el partido empezaba muy mal ya que apenas en el primer minuto de juego se adelantaban los locales. Manzi que volvía tras la lesión ponía las tablas definitivas en el marcador manteniendo las distancias (1-1).

Tocaba el turno de recibir al líder y ya campeón de Liga, el Español B. Durante la semana se rumoreaba que el rival podría venir relajado al ser ya campeones y pensando en el ascenso, pero nada más lejos de la realidad. Aunque el partido se puso de cara muy pronto con un buen remate de cabeza de Manzi, el filial no pondría las cosas fáciles. En la segunda parte conseguían el empate a uno. El líder quería llevarse los tres puntos, dominaban la posesión y los nuestros lo pasaban mal comenzando a pagar el esfuerzo físico desplegado, pero ese día los astros, por fin, estaban de cara y en el descuento Reynoso empalmaba desde fuera del área marcando por la escuadra un auténtico golazo y llevando el delirio a las gradas del municipal. Se conservaba el segundo puesto antes de visitar al Ascó.

Llegaba el partido en Tarragona tras el subidón del anterior partido y con un empate del Sant Andreu el día anterior, nueva oportunidad de aumentar distancias, pero de nuevo el equipo comienza por detrás en el marcador y consigue finalmente sacar un punto (1-1). Antes de jugarse el segundo puesto en el Narcís Sala, visitaba el Estadi el Granollers, un equipo muy renovado del que nos derrotó en la primera vuelta y jugándose el descenso. Victoria por (3-1) en un partido donde tocó remontar de nuevo. Y llegaba la cita que todos los aficionados estaban esperando, Se veían las caras Sant Andreu y Hospi en el Narcís Sala. A los de Xavi Molist les bastaba un punto para salir por delante y depender de ellos mismo en las dos últimas jornadas mientras que a los locales, que llegaban a tres puntos de distancia, sólo les valía el triunfo. Por desgracia el partido estuvo marcado por una decisión arbitral que dejó al Hospi con un hombre menos en el minuto veinticinco de la primera parte al expulsar a Dani Fernández en una acción más que rigurosa. Pese a todo el equipo aguantaba bien atrás con un Christian Alfonso reconvertido en lateral para cubrir esa baja. Pero no se pudo aguantar todo el partido y tras encajar el primer gol a falta de veinte minutos, los ribereños acaban cayendo con estrépito (3-0).

Quedaban dos jornadas en las que había que ganar y esperar que el Sant Andreu, al menos, empatase un partido, el Hospi hizo los deberes, (2-0) ante el Horta y (0-2) en Palamós insuficientes ya que nuestro rival también hizo lo propio.

Tocaba afrontar el play-off como tercer clasificado. El primer rival sería el Náxara, tercer clasificado del grupo Riojano con la vuelta fuera de casa. En principio no era un rival de los peores que podían tocar aunque no valían confianzas. En el partido de ida, pese a disponer de buenas ocasiones, los ribereños fueron incapaces de marcar y los visitantes, inexistentes en ataque durante todo el partido se llevaban un empate (0-0). En la vuelta había que marcar para conseguir la clasificación, el equipo salió bien durante los primeros minutos y volvió a tener alguna ocasión para adelantarse en el marcador. Pero se adelantaron los Riojanos en el marcador, ese gol unido al segundo al inicio de la segunda parte dejó muy tocado a los de Xavi Molist que se vieron incapaces de sobreponerse cayendo finalmente por (3-0).

Y aquí acababa una temporada en la que el equipo no ha acabado de encontrarse consigo mismo ni con la afición, pese que en el play-off se lograba una buena entrada de aficionados en casa, el año que vine tocará volver a intentarlo y de nuevo, el comandante de la nave será Xavi Molist, veremos con que cambios en la plantilla. De momento ya se conocen la baja de Pedro Manzi y la llegada de David Jiménez procedente del Europa, las renovaciones de Cristian Gómez y Óscar García que se produjo a mediados de la temporada, más los juveniles Sala y Jodar. Para el resto, tocará seguir esperando.

Raúl Haro.