Bloqueo mental

22.10.2018

Cuando quieres e insistes y no puedes, es fácil caer en la frustración. Las caras de jugadores, cuerpo técnico, directiva, seguidores y prensa eran un poema ayer en Vilafranca. El equipo volvió a perder puntos ante un rival de los cuales te obligan a dar tú mejor versión y miden en que situación te encuentras.

El equipo continua sin dominar los partidos fuera de casa, los rivales nos saben sacar del partido. Por otro lado nos cuesta terminar las jugadas y conseguir ocasiones claras de gol, algo que al inicio de temporada se conseguía con relativa facilidad y tan solo faltaba materializarlas. Los goles llegaron y el equipo daba la sensación que iba a más.

Otro aspecto del cual al inicio de temporada era la seña de identidad del equipo y se está perdiendo. El equipo tiene lagunas defensivas que le hacen ir a remolque y le genera más dudas tras encajar gol. Las cifras en lo que se atañe a los goles en contra siguen siendo buenas tan solo 4 goles.
Y es que a perro flaco...

Esta semana perdíamos otro componente de la primera plantilla, esta vez era del cuerpo técnico Jordi Martínez tenía que dejar el puesto de segundo entrenador por incompatibilidad laboral. Una baja sentida en el seno del equipo ya que era una persona querida y que aportaba su experiencia y conocimientos y además de la casa.  Ayer también la baja por lesión de Christian Alfonso después de sufrir un choque fortuito con el jugador local Oribe que le provocó mareos y pérdida parcial de la visión. Un cúmulo de cosas que sumado a los resultados no suman y hacen que sean momentos donde hace falta rectificar, sentarse todos y mirarse a los ojos para salir de esto lo antes posible.

La paciencia de la afición está agotada, y reclaman un cambio en el banquillo. En este deporte ya se sabe, muchas veces el trabajo que hay detrás no siempre tiene recompensa si la dichosa pelota no entra en la portería. El objetivo que se marcó al inicio de temporada no está lejos, ni mucho menos, esto solo se saca con trabajo y más trabajo, hay que tirar de orgullo y amor propio y no tirar la toalla.

Aquí no se rinde nadie!!!