Buena nota en los Alpes

16.04.2018


Tres semanas atrás hablaba de que venían los Alpes y sería una buena piedra de toque para saber de qué pasta estaba hecho este equipo, además de ver cómo iban de piernas.


Los rivales nos iban a atacar ante una de sus últimas oportunidades para restarnos segundos de cara al sprint final de la competición. Los Alpes empezaron con la visita a Tarragona donde bien pronto nos hicieron un ataque intentando conseguir la escapada de inicio y marcharse, pero Pedro Manzi, nuestro corredor franquicia, rápidamente salió a rueda y neutralizó la escapada.


Tras contrarrestar el ataque, los gregarios del equipo comenzaron a controlar la etapa, imprimieron

un buen ritmo para evitar más ataques que el rival pudo aguantar. La segunda parte de la etapa se pudo ver que el equipo también sabía sufrir ante las embestidas finales y consiguió terminar la etapa manteniendo diferencias.


Sin tiempo de recuperación, llegó la etapa reina y el equipo volvió a ponerse el mono de trabajo, supo jugar sus cartas, y dar síntomas de bloque sólido, supo de nuevo sufrir para aguantar el ritmo y al final de la etapa dar el hachazo consiguiendo la victoria en los últimos metros.


Llegaba la última etapa y no menos dura en Ascó. De nuevo el rival imprimió un ritmo alto de inicio e hizo el primer ataque, pero de nuevo los gregarios salieron a rueda y neutralizaron el ataque. Las piernas no flaqueaban, por el camino habían bajas, pero este equipo ha demostrado que van a morir por llegar al final en Palamós como segundo clasificado. La última etapa terminaba manteniendo de nuevo distancias y con buenas sensaciones tanto en lo colectivo como en lo individual.


Ahora nos viene una etapa de falso llano ante un Granollers que ha mejorado mucho y quiere terminar de sellar la permanencia. Puede ser una etapa clave, donde se podría conseguir más distancia con el tercer clasificado, si primero se hacen los deberes en el Estadi y nuestros vecinos del Prat, necesitados de puntos, consiguen ganar al Sant Andreu.

El desequilibrio llega en el mejor momento


Si algo se sabía de antemano este año es que muchos equipos no iban a poder disputar el balón y optarían por esperarnos y sorprender. Para ello se buscaron jugadores desequilibrantes por fuera y por dentro, jugadores que fuesen capaces de romper líneas y dar soluciones a esos planteamientos rivales. Llegó Agi, potencia, velocidad, uno contra uno y mucha hambre, pero aún por acabar de pulirse. Después de la marcha precipitada de Troiteiro y posteriormente en enero de Edipo, se logró la contratación de un cañón.

Hablo del gran Cristian Alfonso, que venía de un año donde no había tenido mucho chance en Lleida. Todos esperaban mucho de él, pero se debía tener paciencia y esperar a que el cañón se engrasara y se calibrara. Ya había tenido en partidos atrás buenos minutos, pero ayer sin duda fue el mejor partido hasta ahora desde que llegó. Solidaridad defensiva, garra, y descaro a la hora de encarar la defensa rival. Por momentos parecía que habíamos vuelto a su primera etapa en el primer equipo donde era un puñal.


Por otro lado Velillas volvió a completar un buen partido y ya son varios seguidos. Solidario en esfuerzo hasta vaciarse, desequilibrante cuando tuvo que jugársela y generoso en asistir al compañero mejor situado. Cerca estuvo de tener el premio del gol en un larguerazo tras un disparo desde la frontal marca de la casa, vuelve la mejor versión de uno de los mejores jugadores de la categoría en su posición en el momento clave de la temporada.

Carlos bautista.