Buenos Aires

19.02.2018

Bonita ciudad la Argentina, historia del fútbol sur americano donde reside el equipo de los "millonarios" que lleva una franja roja en la zamarra...

Decía Santi Ballesté, que se presentaba a las elecciones allá por un no muy lejano junio del 2016, que lo hacía para que volviese el Hospi de toda la vida. Aquel club que era un grande del fútbol catalán y uno de los históricos de la segunda B del fútbol español.

Con retos ambiciosos como el de conseguir llenar el estadio, acercar el club a la ciudad y lograr el soñado ascenso a segunda A.

Pero no fueron unos inicios fáciles, por todos es sabido el año "horribilus" por el que hemos pasado tanto a nivel institucional como deportivo. Los meses pasaban y los avances no se veían a nivel deportivo, el club acababa perdiendo la categoría, ni a nivel social yendo a menos en ambos, la desilusión se palpaba en el ambiente y la confianza se tambaleaba.

En la visita a nuestro programa a finales de temporada Santi Balleste sorprendía a propios y extraños con sus declaraciones "hemos estado cerca de desaparecer, pero ya estamos en planta y fuera de peligro" nos decía el presidente. Y es que la situación del club era más seria de lo que muchos podíamos pensar por más que se hablara de cifras.

Bien, nos encontrábamos con el club "salvado en lo institucional" pero en materia deportiva en tercera división y con una año por delante para intentar devolver al equipo a la categoría de bronce con un presupuesto austero.
"No he podido ejercer de presidente como me gustaría, este año empieza mi presidencia" otra declaración sorprendente y llena de expectativas.

Primeros brotes verdes:
Se consigue cerrar la marca deportiva Hummel, el año pasado la apuesta por Gedo no fue la esperada y se termina por romper el acuerdo para firmar por la marca danesa. Se consigue conformar una plantilla de las mejores de la categoría y que cuanto menos, ilusiona al socio.

Que decir del viejo marcador del estadio que necesitaba un relevo...
Tras meses de negociación con el Ayuntamiento, se logra que se cambie, (no con las dimensiones esperadas) pero con nueva imagen y unas funciones novedosas.

Asamblea de socios 2018:
Todos los socios creo que nos sorprendemos al leer la tradicional carta que envía el club anunciando la convocatoria y el acta de dicha reunión cuando vemos que todo el socio asistente recibirá un obsequio acompañado de un pequeño desayuno. Todo un detalle de club señor que cuida de sus socios y además también abre la puerta al abonado. Todos esperábamos la sala de prensa de toda la vida, humilde, que recogía imágenes de ex-jugadores y ex-presidentes y la oscura zona de prensa...
Pues la sorpresa es que algo había cambiado, nos encontramos con un suculento catering y acto seguido una pequeña vitrina con algunos trofeos ganados por el club y el fondo del mural de la zona de prensa con todos los sponsors y el escudo del club.


Buena asistencia de socios y abonados y un Santi Ballesté junto con su junta, ilusionados con todo lo que nos iban a exponer. Presentación de presupuesto y estado actual de cuentas, dónde se refleja que el club va por el buen camino, son aprobadas por casi la totalidad de los asistentes y la noticia del día, el esperado sponsor por la camiseta del primer equipo.

Un años y medio ha costado poder firmar un sponsor de garantías y se ha conseguido, se ha firmado una multinacional como es la Japonesa Nissan.

Empieza fuerte el "primer año" de presidencia de Santi Ballesté, esperemos que termine con el ansiado ascenso, sin duda por el trabajo realizado hasta ahora por toda la Junta directiva, lo merecen.

CARLOS BAUTISTA