CE L'Hospitalet - EC Granollers

13.01.2020

El Hospitalet cierra la primera vuelta en casa con una victoria antes un equipo de Playoff y proclamándose campeón de invierno. El equipo dio un recital de intensidad y juego principio a fin. Jonathan Risueño volvió a utilizar los mismos jugadores de inicio que consiguieron la victoria la semana pasada contra el Terrassa.

El equipo desde primera hora corrió riesgos en la salida de balón-aspecto que señaló Risueño a mejorar de cara a los posibles PlayOffs durante el post partido-, desde muy atrás intentaban sacar el balón sin rifarlo, siguiendo la identidad propuesta por Jonathan Risueño desde principio de la temporada. Los de la franja atraían mucha gente al campo propio para poder salir en tromba una vez rompían la primera línea de presión. Ya en el minuto 11, Vinicius y Ton conectaron para avisar de lo que pasaría en el 30, una dejada con la cabeza de Ton tras centro de Reina dejó a Vinicius un balón muerto que desvió el central a córner. 3 minutos después, el extremo brasileño volvió a avisar al recoger un balón rechace de Ripoll pero no contactó de manera limpia con el esférico. Los locales seguían trenzando jugadas mientras que los rivales los perseguían. La presión alta del hospi era asfixiante, no permitían a los de Solivelles sacar el balón limpio como acostumbran a hacer. Gómez se hacía con el medio, la batuta del equipo exprimía un rápido circuito de pases que permitía a Canario disfrutar de buenos balones en los últimos metros. Ya en el minuto 30, Vinicius no perdonó más y puso el 1-0 en el marcador gracias a un pase de la muerte de Ton después de llegar a línea de fondo tras irse en velocidad en el 1 contra 1.

Antes del descanso, tendría otra que mandaría al lateral de la red, el brasileirao se encontraba con ganas. Sin embargo, 3 minutos después llegó el empate en un error en la salida de balón, un gol en el que el único responsable es Jonathan Risueño -como indicó posteriormente en rueda de prensa (rdp)- que les pidió a sus chicos que tomaran riesgos. Este gol hizo tambalear un poco los nervios de los jugadores locales que tuvieron algunos fallos más pero que supieron recomponer.

Ya a los 5 minutos de la segunda parte el míster local empezó a agitar el árbol y poniendo los cimientos de lo que posteriormente sería la remontada. Salinas entró por Reina, de esta forma, Vinicius retrasaba su posición a la de lateral y Ton permutaba su puesto a la de extremo derecho dejando la banda izquierda para Eudald. No obstante, en otro fallo en salida de balón llegaría el 1-2. Esto hacía que el equipo tuviera que tirar de épica para remontar -y vaya si lo consiguió-. El equipo no se desmoronó y siguió desarrollando la idea de juego pautada por el míster -"gracias al ADN de lucha y entrega que mantienen estos jugadores"- lo que permitió embotellar al rival en su campo y que Salinas y Canario dispusiesen de dos ocasiones de peligro 5 minutos después del segundo gol encajado. Diego estuvo muy concentrado, sobre todo en la segunda mitad, cuando el equipo se encontraba volcado y con espacio a espalda de los centrales blocando tiros rivales. El equipo seguía generando y el empate a 2 vino de un gran centro puesto por Vinicius que remató con acierto Ripoll.

Poco después, llegó el segundo cambio, clave para voltear el marcador, Eudald daba paso a Moha dejando solo como defensas puros a Diego y Fornés. El rival no era capaz de generar peligro en área local gracias a las buenas transiciones defensivas de todo el equipo. El gol de la remontada costó que llegase, Salinas -algo desesperado ya por las ocasiones desaprovechadas- contactó un testarazo a la red tras un gran centro de Moha. 

Antes que se reanudase el partido, Parera entró por Canario para volver a afianzar la defensa. Los minutos finales fueron quemándose y los locales supieron gestionarlos sin sufrir.

En el post-partido recogimos las declaraciones del mister Jonathan Risueño y de Parera, jugador que ingresó en el terreno de juego después del gol de la remontada.