CE L'Hospitalet - UE Castelldefels

03.03.2020

Partido gris pero con un más 3 que permite a los chicos de Risueño seguir en el liderato y poner tierra de por medio después del empate del Terrassa FC en casa contra el Cerdanyola. El primero en propia puerta del Alan y el segundo de Salinas de penalti pusieron tierra de por medio ya en el primer tiempo, distancia que fue recortada pero no alcanzada por un Castelldefels que anotó de córner.

Los primeros 15 minutos los visitantes salieron con las ideas claras de maniatar y provocar errores a los de la franja que habían salido con el mismo sistema de 3 centrales que en el Feliu i Codina. En uno de esos errores en salida vino la ocasión más clara del partido para los visitantes, pero Aliaga solventó bien el 1c1. Sin embargo, alrededor de ese minutaje, Jonathan Risueño decidió cambiar y colocar defensa de 4 con Ton de lateral derecho. En una de esas primeras subidas por la banda de Ton, Alan marcó en propia puerta el 1-0. Pase medido de Gómez desde campo propio que dejó solo a Ton en el vértice del área grande. El hospi circulaba la pelota de manera más aseada pero no era capaz de pisar área rival cuando éste defendía en campo propio. El 2-0 nació por banda contraria, con una subida de Eudald que puso atrás para Christian Alfonso, con picaresca, colocó el pie antes que el defensor. Salinas convirtió el penalti.

La segunda parte comenzó como acabó la primera, con el balón propiedad de L'Hospi intentando de marcar el 3 para matar el partido y no recordar partidos pasados. Pero conforme pasaban los minutos, el equipo encendió el piloto automático. El rival era inocuo, apenas creaba peligro y tampoco robaba en sectores peligrosos. Las ocasiones de peligro visitante fueron en el primer tiempo pero Aliaga las resolvió de manera magistral, el 1 contra 1 comentado y una falta a media altura bien ajustada al palo largo. No obstante, el protagonista del primer gol, Alan, se quiso resarcir del autogol consiguiendo el gol que acortaba distancia en el marcador. A partir de ahí, la banqueta local se empezó a mover. El primero fue la entrada de Miquel Ripoll por Antonio, el cual había realizado, otro partido más un partido de desgaste para la defensa rival. Esperemos que se reencuentre con el gol lo antes posible. 5 minutos después Gómez le dejó la plaza a Martí Soler. El Castelldefels no inquietaba puerta rival, era más la tensión del resultado y la cercanía con el final que la propia peligrosidad de sus ofensivas. La tensión de la jugada aislada. Miquel Jaume dio relevo a un cansado Salinas en los instantes finales. El partido se terminó con un aprendizaje, otro más, de la gestión de los minutos finales en resultados ajustados. +3 y dejando al segundo clasificado a 4 puntos.