Che que bò!

09.09.2018

Victoria para seguir creciendo desde el trabajo, la humildad y fieles a una idea que sigue dando pasos cada jornada que pasa.
Delante teníamos un equipo que compitió, te exigía en lo físico y no iba a bajar los brazos en todo el partido. Salvando las distancias con el partido del año pasado, ya que las dos plantillas han cambiado bastante, es un rival que te va ha hacer dar lo mejor de ti.


No es la primera vez que L' Hospi este año hace gala del carácter que tiene y el oficio, ayer se le sumaron más minutos de buen juego. El conjunto rival quiso hacer una tela de araña en el centro del campo para hacerse con la posesión, con dos medias puntas que ahogaran la salida del balón. Por momentos lo logró, pero es ahí cuando surgieron soluciones por doquier. Tener centrales de la talla que tenemos este año, te garantiza seguridad, tres partidos a cero el marco de Aliaga, que ayer apareció cuando hizo falta de nuevo. Pero además, te aportan salida de balón limpia tanto en corto, como avanzando en conducción de balón y en lo que se va a llamar la especialidad de la casa, desplazamientos de 35-40 metros al pie.


Un abanico de registros que al rival le va a costar contrarrestar, y que pocos equipos pueden disponer de ello para desatascar situaciones de juego. De un contraataque rápido vino el único gol del partido, una contra de libro que acabó con una definición de clase por parte del debutante Javi López.


El gol se estuvo cocinando y tenía que llegar sí o si, previamente se generaron varias opciones claras que casi siempre fueron desbaratadas por el portero local Álvaro. Dos goles, siete puntos, pero las sensaciones son muy positivas y el martes en casa ante la Fundación Grama una nueva oportunidad para seguir creciendo en esta, como dice Xevi Molist, maratón de 42 jornadas.

Carlos Bautista.