Combate nulo

01.04.2019

Ayer vivimos un partido de los que hacen afición, dos púgiles se median en el cuadrilátero del Feliu i Codina, con la intención de conseguir tres puntos para seguir soñando con sus respectivos objetivos. Los nuestros obligados a seguir sumando para mantener la primera posición, el Horta para seguir aferrado a esa cuarta plaza tan meritoria tras la espectacular campaña que llevan labrando.

Nadie había logrado la victoria en el feudo local y así seguirá al menos hasta dentro de quince días. Los nuestros aguantaron las embestidas de la primera parte donde el Horta fue merecedor a los puntos tras un derechazo en la primera parte del encuentro.

Nacho sorprendía de inicio con una defensa de tres, con dos carrileros largos, el Hospi no era capaz de frenar la salida de balón de la defensa local capitaneada por un imperial Casti,que hizo deleitar al público local.

Poco bagaje en ataque para el Hospi con un lanzamiento lejano de Salinas y alguna tímida llegada.

Se esperaba una reacción de los ribereños, y no se hizo esperar, Xavi movió ficha dando salida a Ripoll y apostando por el 4-4-2. El combate empezó a cambiar y los visitantes empezaron a tener más balón, el Horta dio un paso atrás e intentó frenar el partido con el "otro fútbol".

Una jugada por la banda derecha, terminó en Salinas que fue objeto de penalti. Impresionante la sangre fría una vez más del 'Mariscal' de la defensa que no es otro que Rodri. Hizo la igualada en el combate y se echó al equipo a la espalda, dando serenidad a los suyos y no perdiendo los nervios ante tantas provocaciones. Es un auténtico lujo poder tenerlo entre nosotros.

Tras el empate los locales movieron ficha e intentaron volver a tener el control del juego, el combate se endureció y acabó con una expulsión local.

Un remate a boca de gol de Rodri y alguna llegada más sin excesivo peligro por parte del Hospi hasta el final. Un punto muy competido en un campo de los más complicados de la categoría, se ha terminado el colchón de puntos, seguimos dependiendo de nosotros y todo indica que la visita al Sagnier será una auténtica final. 

Antes nos esperan aún, rivales donde no podemos pinchar, el equipo debe andarse con ojo para no verse sorprendido en alguno de ellos.

CARLOS BAUTISTA.