Crónica CE L'Hospitalet - CF Igualada

28.10.2019

Duro revés sufrido por los chicos de Risueño. Pese a la emocionante segunda parte brindada por los de la franja se firmó la segunda derrota consecutiva. En los dos últimos partidos en casa se vieron 15 goles en total, partidos de alta tensión.   

Desde antes de que los jugadores pisasen con los tacos el verde de can hospi, las sorpresas empezaron a florecer. Risueño se decantó por cambios en la columna vertebral del equipo, Gómez y Ton a la banqueta por Ekedo y Vinicius, respectivamente. El otro cambio fue Miquel Ripoll por Marti Soler por. A los 30 segundos llegó otra sorpresa, Ekedo erra en un pase atrás que Franco recoge y, después de regatear a Aliaga, marca el primer gol del encuentro. El partido se le puso de cara a los chicos de Moha, que durante la primera parte especialmente, mostró una inteligencia táctica desde la zona de banquillo brutal. Realizó hasta 3 cambios de posicionamiento de sus jugadores en los primeros 45 minutos para maniatar al equipo de la franja. Primeramente, atrasó a Joel a la altura de Oscar García, después colocó a su delantero centro en el sector derecho a espalda de Eudald obligando a caer a banda a Fornés careciendo éste de velocidad; y, por último, Franco se incrustó entre centrales para aparecer a espalda del doble pivote local.

El equipo local empezó a perder los nervios viendo que no se asentaban en campo rival y el equipo rival era muy superior en el centro del campo. El trivote del Igualada, con Oscar García (22) en la base, jugaba a placer. El hospitalet cada vez se hacia más largo, la paciencia se agotaba a pasos agigantados y los balones en largos hacia Eudald para que se la jugase en jugadas individuales contra el lateral derecho rival aumentaba. Los córners ayudaban al hospi a crear ocasiones de peligro, en uno de ellos la tuvo Reina para hacer el empate. En el minuto 27, Oscar García empalmó de volea un rechace en la frontal del área clavando el balón en todas las escuadras (un autentico golazo digno de ver). Tan solo 10 minutos después, el Igualada hizo tercer gol, ejemplificando los problemas en el medio, Ekedo y Canario no sabían si salir o mantener la posición ya que siempre sufrían superioridad numérica en el medio.

Tras el descanso, Gómez entró por Ekedo, ejerciendo de director de orquesta, el equipo empezó a ser otro. Empezó a volcar todo el equipo al ataque y a los 10 minutos de la segunda parte, el equipo se volvió a ponerse a la distancia mínima. El segundo gol vino de penalti y con el portero expulsado. El hospi volcaba su ataque por su banda derecha superando continuamente a Marc Vicente. Moha lo vio y lo sustituyó justamente antes del 2-3.

Parecía que se empezaba a poner de cara el partido para los locales. Jonathan puso toda la carne en el asador, puso a Miquel Jaume en el lugar de Fornés dejando a Eudald de cierre, el cual realizó unas acciones sensacionales en el 1 contra 1. La segunda parte avanzaba y el hospi dejaba de crear ocasiones de peligro, se estancó en su producción ofensiva a pesar de que jugaban en superioridad. Las emociones de los locales y el nerviosismo medraron en detrimento del rigor táctico. A 5 minutos del final, el Igualada sentenció el partido tras otro error grave en salida de balón local. Llegando al minuto 90, Miquel Jaume metió otro golazo, olímpico. Así, con este resultado, 3-4, se puso fin a un partido loco, con muchos goles donde las emociones en la segunda parte estuvieron a flor de piel.  


Rafael Gómez: @rafagece