De dónde vienes y hacia dónde vas...

24.12.2018

El sábado se puso punto final a la primera vuelta con el punto cosechado en el feudo del Reus B, que nos hacía conseguir el primer puesto, tras la sorprendente primera derrota del Llagostera como local en lo que llevamos de competición.

Un objetivo marcado desde el mismo césped de La Salera allá por el mes de Mayo. Una derrota llena de dolor que nos hizo replantear muchas cosas, una de ellas era el conseguir el próximo campeonato de Liga e intentar subir en la primera eliminatoria de play off.

Quedar primero te hace tener muchas más opciones de cara a los play offs, y el sábado se lograba conseguir esa posición privilegiada por primera vez esta temporada. Cierto es que no se ha conseguido nada, que es más simbólico que otra cosa, pero que se tiene que valorar en su justa medida, acordarnos de donde venimos y tener presente donde queremos ir.

No ha sido fácil poner en marcha este segundo proyecto para Xavi Molist, empezaba la temporada con una notable mejoría en lo que atañe a refuerzos, pero no en la confianza de la mayoría de la afición. La exigencia iba a ser mayúscula, sin apenas margen de error y con una constante lupa encima suyo. A todo esto, se le sumaron el hándicap de tener media pretemporada fuera del Estadio, empezar descansando y un calendario muy complicado de inicio.

Se lograba salir airoso de todo ese inicio complicado, el equipo parecía que estaba creciendo jornada tras jornada con mucho margen de mejora por delante pero consiguiendo colocarse en la zona alta de la tabla.

Llega el primer traspié en casa ante un recién ascendido, un empate ante la Grama después de empezar perdiendo, y empiezan las primeras dudas. Nadie dijo que fuese a ser fácil, pero el margen de error no existía para muchos, que se logran calmar con dos victorias consecutivas en casa y una tercera en un campo complicado como es el de la Energía.


Cuando parecía que esas dudas pasaban a mejor vida, llega la primera derrota ante el colista Castelldefels, dando una imagen que nos hacía recordar viejos fantasmas.

Esa derrota fue un torpedo en la línea de flotación, que se vería reflejado en las siguientes jornadas a nivel de sensaciones, incluso ganando, el equipo no conseguía dar una imagen de solidez. Se intercalaban victorias en casa , con una derrota en Vilafranca que hacía encender las alarmas y que ante el Horta en casa, con un rival que te saca los colores. Posteriormente tocas fondo en el Nou Sardenya. Una derrota muy contundente que te hacía salir de los puestos de play off, que además te distanciaba de un líder sólido y hacía que definitivamente, gran parte de la afición pidiese el cese del Míster.

Dicen que cuando un equipo toca fondo solo puede ir hacia arriba, pues este equipo hizo la conjura para sacar esto hacia delante. Esa semana multitud de rumores corrían, el equipo se aisló de todo y vino la goleada ante el Martínenc. Muchos dirían que ante un rival desahuciado y con un hombre menos, no era una victoria para sacar conclusiones, pero algo estaba cambiando. 

Se empiezan a encadenar victorias con una imagen muy diferente a la que se había visto en el campeonato hasta la fecha, un juego más vertical y una actitud de salir a por los partidos desde el pitido inicial. Esa nueva versión del hospi necesitaba un examen exigente y la primera fecha importante para evaluar dicha dinámica venía ante el Prat.

Se lograba la victoria y dando una buena imagen y sin margen de descanso salida complicada a Terrassa, logrando otra victoria trabajada.


Pero sin duda el partido que nos iba a poner en el sitio para saber donde estábamos era la salida al Narcís Sala, el equipo nos da una de cal y una de arena. Logra la victoria in extremis, sufriendo demasiado ante un rival con diez jugadores más de la mitad del partido.

Un triunfo que sirvió para ganar en confianza y seguir haciendo autocrítica desde la victoria con visas que el equipo aún tenía que seguir trabajando para mejorar.


Se había logrado encadenar seis victorias tras ganar al Santboià en casa y el objetivo marcado por el equipo para este parón navideño se iba a decidir en tierras Tarraconenses. Pitido final en el Municipal de Cambrils y el equipo logra un empate cuajando un gran partido de fútbol que nos da el liderato.

Seis semanas de aquella mañana soleada en el barrio de Gracia habían pasado... Cinco meses vista para llegar a donde queremos.

CARLOS BAUTISTA.