El lado bueno de las cosas

08.01.2018

Nuevo año, unos días de excesos, reuniones familiares y celebraciones ayudan a recargar pilas y coger impulso para el inicio de la vuelta a la rutina para emprender nuevos retos y metas.

Bien, pues nuestro Hospi, después de salvar la primera vuelta ante el Palamós con un contundente 5-1 y terminar en puesto de play off volvía a la competición.

Muchos tenían la duda de cómo llegaría el equipo después de tantos días sin competir y de hacer una primera vuelta un tanto irregular, pero al fin y a la postre el equipo estaba dentro del objetivo, que recordemos bien, era el estar en Play off.

Del Hospi se exigía que su fútbol fuera más vistoso, que volviera a enganchar a una grada que se venía enfriando de temporadas anteriores que empezaba con ganas de ilusionarse cada temporada y se iba desinflando conforme iban pasando las jornadas.

Esta primera vuelta el equipo ha sido una montaña rusa, por momentos ha tenido buenos momentos de fútbol, pero en otros era un equipo desdibujado que no lograba encontrarse. Xevi Molist ha ido cambiando el dibujo del equipo, probando jugadores para encontrar esa famosa denominación en el argot futbolístico... la famosa "tecla" .

Y parece que la ha encontrado, el 4-4-2 que lleva utilizando en estos últimos partidos, desde la segunda parte ante el Horta, parece que este esquema le sienta bien al equipo, consigue ser más profundo y tener múltiples ocasiones de gol. El equipo no se parte, se logra llegar a línea de fondo más veces y los delanteros entran más en contacto con el balón. La seguridad defensiva se ha mantenido prácticamente a la altura toda la primera vuelta, incluso teniendo bajas no se ha notado.

Las piezas empiezan a engranar, el centro del campo consigue tener más minutos el control del juego y los jugadores están creciendo en seguridad y autoestima.

Y es que aunque se haya caído de la zona de Play off hay que quedarse con el lado bueno de las cosas, ahora sí que parece que el equipo ha roto esa barrera psicológica pese a no haber conseguido la victoria ante el F.C Vilafranca.

Cómo decía Cristian Gómez en rueda de prensa, "hemos entrado al vestuario y hoy nos podemos mirar a la cara" aquí estamos, hoy hemos pasado por encima de un equipo que ha hecho Play off las dos últimas temporadas, nos hemos gustado y queremos más.

Todas estas sensaciones se han trasladado a la grada, dónde pese a no ser un día agradable y haber poca asistencia de público se logró enchufar a la afición.

No es la primera vez que este equipo ha sido capaz de dar una buena versión y siete días después dar otra totalmente distinta, pero esta vez algo ha cambiado.