Fútbol... ese juego de errores y aciertos

03.02.2019

Este deporte que tanto amamos, que está lleno de frases hechas, de todo tipos de opiniones, de maneras de verlo y entenderlo, tan plural en definitiva. Ayer nos mostraba varias de estas definiciones. El Hospi atraviesa la mejor racha en resultados, dinámica y por que no decirlo, suerte por momentos; esa que se suele decir la del campeón. 

Bajo mi punto de vista, la suerte hay que buscarla y este Hospi ya la merecía, ayer se vieron como líneas atrás decía, varias definiciones de este deporte llamado fútbol, la dinámica de un equipo al que todo le viene de cara cuando no acaba de estar fino y en los primeros minutos ve como el rival está mejor y no es capaz de aprovechar sus ocasiones. Cuando logra pasar esos minutos se encuentra con dos regalos que sabe aprovechar y poner tierra de por medio.

Llevamos dos jornadas defendiendo liderato y nos sienta bien, los equipos salen valientes con poco que perder y mucho que ganar con el extra de intentar meterle mano al líder.

Otro escollo que debemos ir superando que nos debe de hacer crecer como equipo y llegar enchufados al plato fuerte del cada vez más consolidado play off, el quinto ya está a once puntos.
La Grama es lo opuesto a todo esto, pero tenía mucha razón el míster local diciendo que se deben sentir orgullosos por que sus jugadores no bajaron los brazos y si siguen con esta ambición de cambiar las cosas aún están a tiempo de salir de abajo.

En la segunda parte el equipo estuvo más junto y empezamos a tener más juego por dentro, que en la primera parte la Grama con su planteamiento había logrado desactivar. Cuando aparecen los Salinas, Alfonso, Gómez... la cosa cambia y el Hospi consigue salir de esos cuadros de presión a los que la Grama ya con menos insistencia intentaba ahogarnos. De una de esas jugadas donde el Hospi circuló rápido y no dio tiempo a bascular a los azulados pudo sentenciar con un mano a mano de Ton que repelió el palo.

Otro tópico que ayer vimos, el fútbol es para listos y ayer el más listo fue Gómez en el tercer y definitivo gol que daría la puntilla. Falta en zona de nadie que solo él y Ton vieron que podía ser más peligrosa de lo que sobre todo los jugadores locales creían. Saca rápido a la espalda de la defensa y Ton regala el gol a David Jiménez

En un partido tan disputado los errores de concentración se pagan y muy caros, gran actitud de los nuestros que no bajaron la concentración y ya van semanas que nadie se relaja, hasta que el árbitro señala el final. Esto tiene muy buena pinta. 

CARLOS BAUTISTA.