Tocan fondo

11.11.2018

Resulta difícil en algunas ocasiones no bajar los brazos y seguir luchando por lo que quieres.
Eso sucede a día de hoy en can Hospi, dónde la afición ya no cree en que este equipo logre el objetivo marcado a inicios de temporada.

Nueva derrota, la segunda consecutiva ante un rival a priori, al inicio del campeonato con objetivos totalmente diferentes a los tuyos que logra superarte en la tabla clasificatoria a estas alturas de liga.
Un rival que usó sus armas y se dejó el alma en el verde cosa que al nuestro le duró 45 minutos, justo cuando encajó la primera ocasión clara del conjunto Europeísta y despertó de nuevo ese estado depresivo. Nuevamente se venía una situación adversa en el marcador y ya van varias veces este año que los nuestros no son capaces de revertir.

Primera parte seria, dónde el equipo parecía que volvía a tener esa solidez del inicio de temporada, pero no se lograba tener profundidad ni llegada al marco local. El equipo volvía a estar junto, rápido en la recuperación tras pérdida y muy atento a esas segundas jugadas pero igual de plano en la circulación de balón. El rival achicaba muy bien los espacios con ayudas de hasta tres jugadores.
Minutos finales de la primera parte y otra vez desconexión que cuesta el primer gol escapulado. El equipo deja de estar junto y tras una pérdida en el centro del campo recibe entre líneas Éric y lanza el contragolpe, que culmina con un centro al área con remate en el segundo palo a placer de Torrembò.
Segunda parte con unos primero minutos con algo de empuje y una ocasión clara para Ripoll que saca bajo palos Oumar y poco más en ataque. Muy pobres registros para un conjunto que buscaba sacar algo positivo.
Segundo gol con error y poca convicción para seguir la jugada que hace sacar los colores, se pueden tener errores pero es inadmisible quedarte mirando como los contrarios luchan y consiguen hacerse con el rechace del larguero, para hacer el remate a placer. Esa fue la puntilla para que el equipo se terminara de romper y posteriormente encajara el tercero en un penalti que de primeras daba lugar a dudas pero que en las imágenes de vídeo parece que sí fue.

Minutos finales con toda la artillería que le quedaba a Xavi Molist en el verde, tampoco se lograba hacer daño e incluso Aliaga tuvo que salvar lo que pudo ser una goleada.
El hambre y la confianza de unos jugadores que lograban doce puntos seguidos y seis jornadas invictos consecutivas, ante otro conjunto que ya un Cristian Gómez reconocía que no están bien psicológicamente tras el partido a nuestro inalámbrico.


El míster pide unión en estos momentos, que se apoye a los jugadores, que esto solo se sacará adelante si estamos todos unidos, pero ya son muchas semanas intentando creer en que sí se puede lograr.

Como bien dice.. "esto no se puede alargar más en el tiempo" pues eso, solo ellos pueden hacerlo.

CARLOS BAUTISTA.