Tres puntos a balón parado

28.10.2018

Día de pleno invierno, que esperaba un choque importante para ambos equipos. El Hospi después del revés de Vilafranca volvía a su feudo con la intención de calmar las críticas recibidas, recortar distancias con el Prat y seguir la estela del Llagostera, nuevo líder de la competición.

Inicio del partido frio, como el día, como viene siendo costumbre el rival con la idea clara de hacer sentirse incómodo al Hospi y esperar para sorprender. El equipo seguía sin crear ocasiones y sí tímidas llegadas, pero por fin logró abrir la lata con el balón parado, Un registro que se resistía este año y que tiene mimbres para poder explotarse más. El Capi volvió a hacer gala de su buen golpeo e hizo un auténtico golazo en su partido cien con la camiseta de la franja.

El rival volvió a intentar sacarnos del partido con su intensidad y picardia, en algunos momentos consiguiendo rascar alguna tarjeta por protestas aisladas y roces a nuestros jugadores. Es algo que va con la picaresca del fútbol y sólo está en nuestras manos el ser más inteligentes y no caer en esa trampa, que lo único que hace es que no hagamos lo mejor que sabemos, jugar al balón.

Llama la atención las expulsiones que llevamos esta temporada cuando no somos un equipo duro en el juego, es algo que nos puede acabar penalizando y que tenemos que corregir. Hay tarjetas que se pueden evitar y que a posterior en un lance desafortunado como el de Gómez ayer, nos lastran y acabamos perdiendo a un jugador con muchos minutos por delante.

Pero el equipo ayer dio un paso adelante y hasta que se igualaron en número las expulsiones logró que no se notase e incluso hizo el 2-0 nuevamente a balón parado, esta vez en un lanzamiento de esquina. Otras de las tareas pendientes se lograba conseguir a través de Cheikh, después de varias jornadas intentándolo y sin conseguir premio.

La segunda parte el partido se rompió y se convirtió por momentos en un corre calles donde el Hospi pudo sentenciar el partido pero no logró culminar ninguno de los contragolpes de los que dispuso. El propio Capi reconocía que no están satisfechos con el nivel del juego después de todo lo trabajado durante la semana, pero ensalzaba el triunfo y los tres puntos que sirven para seguir en la lucha de los puestos de arriba.

Toca seguir trabajando, la semana que viene nos visita un Horta que este año vuelve a dar guerra y seguro que no pondrá las cosas fáciles.

CARLOS BAUTISTA.