Un pasito adelante

03.11.2017

Un pasito adelante.... Es el que ha dado el Hospi de Xevi Molist en esa fase de construcción en la que se encuentra, que tanto cuesta a la hora de ensamblar tantas piezas nuevas y una idea de juego tan precisa como atractiva.

Pues sí, sigue ganando y ya van 4 jornadas consecutivas y convenciendo a la parroquia local que tanto anhelaba ver a su equipo ganar y jugando bien. Xevi Molist siempre ha dicho que es muy exigente con el juego de sus equipos y que nunca va a estar del todo contento con el juego (siempre se puede mejorar) es una manera de no relajarse ni conformarse con lo conseguido hasta ahora, que no es poco.

Dice uno de los entrenadores con mejores números de segunda b con 4 Play offs consecutivos, que jugar bien es ganar y para ganar hay que competir. Pues el Hospi compite y empieza a alargar en minutos el buen juego, si le sumas la fiabilidad defensiva que desde las primeras jornadas ya atesoraba, empieza a ser ese equipo que se presumía que debía aparecer.

Después de unas jornadas donde no acababan de ser regulares y tener algún tropiezo, llegaba el primer "Tourmalet" de la temporada, salida al siempre difícil feudo del Santfeliuenc, a posteriori La Pobla, y el partido que todo el mundo espera en la Dani Jarque frente al líder intratable Espanyol B.

Pues el equipo, en el tramo de liga donde venía sembrando algunas dudas pesa a sumar de 3 en 3 ( en el núcleo interno nunca han tenido esas dudas) en les Grasses dió una muy buena imagen. Anuló al rival y dió una imagen seria y fiable. La circulación de balón pese al estado del terreno de juego y el rival correoso empieza a ser fluida, no se pierde el control del partido y el equipo sale enchufado desde el inicio, aspectos que anteriormente costaba mantener. Apenas se concede juego ofensivo al rival, solo disparos lejanos y a balón parado. Además las actuaciones de los dos porteros, determinantes en lo que llevamos de temporada. Volvió la pegada , el centro del campo empieza a engranar y eso ha hecho que el Hospi diera ese pasito adelante.

Destacar la variación del 11, el movimiento del banquillo también está siendo una garantía, todos suman juegue quien juegue, algo determinante para cualquier plantilla que opte a estar arriba a final de temporada. Y es que en Sant Feliu los cambios en la segunda parte aportaron frescura y gol para sentenciar el partido.

Nos encontramos en la segunda etapa del famoso "Tourmalet" y el equipo vuelve a tener continuidad en sensaciones y fiabilidad, ante él se encuentra un buen filial que no pone las cosas fáciles e incluso se adelanta en el marcador. Lejos de tener prisas el equipo es valiente, Molist arriesga colocando defensa de 3 y jugando con Ripoll y Manzi en el ataque. El equipo cree y acaba dándole la vuelta al marcador.

Faltaba ese Hospi en casa que dominara, que impusiera su ley y llegó. Apareció el mejor Gómez desde su llegada y los cambios en el 11 más el banquillo volvieron a dar mucho. El equipo era consciente de que esta jornada había que aprovecharla para volver al segundo puesto y seguir cerca del líder a las puertas del próximo domingo en el que se verán las caras.

Llega la hora de confirmar que el Hospi empieza a ser ese equipo que todo el mundo esperaba y que mejor sitio que en la Dani Jarque.